Desgrabación: AAPM – Nadia Trinchero, Matías Frontera y Alejandra Angriman

Nadia Trinchero

Vamos a hablar de la industria farmacéutica y la cadena de valores dentro del complejo entramado productivo y financiero de esta cadena. Este complejo generador de demanda masiva tiene tasas de ganancias extraordinarias dentro de la industria farmacéutica, es un lugar propicio para el gran capital financiero y en la Argentina lo que vemos es una gran diferencia entre los laboratorios nacionales y los multinacionales. Dentro de los nacionales nosotros consideramos que hoy podemos llamarlo transnacionales porque tiene actividades en otros países y la producen toda la mecánica de las multinacionales. De igual manera, en nuestro país los laboratorios nacionales tienen un 80% de la producción de medicamentos, por lo tanto, nos encontramos ante una importante participación en el mercado. Dentro de las 190 plantas instaladas en el país, 160 son nacionales. Para mencionar algunos de los laboratorios nacionales: Bagó, Elea Phoenix, Casasco, Baliarda, MSD, Teva, etc.

Dentro de esta cadena del complejo farmacéutico lo que hacemos es dividirla por eslabones, en el primer eslabón tenemos la producción y materia prima. La materia prima e insumos de los medicamentos se importan de otros países como China, India, Italia, Alemania, etc. La producción del primer eslabón de la cadena está tercerizada en otras empresas subsidiarias de los laboratorios que no son filiales. En esta instancia nos encontramos con trabajadores pertenecientes a este entramado trabajando en condiciones de irregularidad laboral y muchas veces en condiciones deplorables. El segundo eslabón es el de la investigación. El proceso de investigación y desarrollo se lleva a cabo en nuestro país principalmente en las multinacionales que son las que tienen las patentes, mientras que los laboratorios nacionales se dedican a lo que nosotros llamamos genéricos o copias. La investigación entonces se lleva a cabo en los países desarrollados donde se encuentran las casas matrices de las empresas transnacionales como EEUU, China, la comunidad europea y Reino Unido. En el proceso de investigación en los últimos años desde 2005 hasta el 2015, hubo una escasez total, los presupuestos que se destinaban a investigación se redujeron un 50%. La realidad es que hoy por hoy, a los laboratorios a las multinacionales les genera mas rentabilidad lo que es destinar los presupuestos a la parte financiera en lo que es investigación y desarrollo. Desde AAPM lo venimos siguiendo y repudiando porque creemos que el medicamento es un bien social y dentro de este bien social tenemos que propiciar que sean medicamentos que aporten a la población un beneficio social. Pasamos al tercer eslabón que es la producción descentralizada. Los laboratorios nacionales se instalan en aquellos países que son más fructíferos para su rentabilidad financiera, aquellos países donde puedan reducir fiscalmente y donde la flexibilización para la contratación de los trabajadores sea más propicia. Tengamos en cuenta que cuando no pasa esto o cuando deja de ocurrir tienen la posibilidad de trasladarse hacia otros países donde si lo sea, generando en el camino desempleo, cierre de centros científicos y demás. El cuarto eslabón es donde entramos nosotros los visitadores médicos, que es el de promoción y comercialización del medicamento. Acá nos encontramos con la presencia de AAPM que somos los encargados de la difusión científica de cada medicamento, los únicos formados científicamente para poder realizar este trabajo ante los profesionales de la salud. Los laboratorios desarrollan estrategias de marketing muy agresivas para saltear este eslabón, claramente le es más favorable para su rentabilidad realizarle favores del tipo coimas o pago de congresos a los médicos salteándonos a nosotros. Por eso decimos que en esta instancia los laboratorios están buscando saltear este eslabón y todos los medicamentos que son bajo receta y están bajo nuestra incumbencia y son los que nosotros realmente salimos a divulgar esta información científica, y tratan de pasar estos medicamentos que son medicamentos bajo receta a medicamentos de venta libre. Desde AAPM hace años que denunciamos la necesidad de prohibir la publicidad engañosa y desenfrenada de los medicamentos de venta libre y la promoción falaz.

Matías Frontera

Esta va a ser la parte mas técnica, la idea es explicar brevemente cuales son y que hacen los distintos actores dentro de este cuadro. Tenemos la parte que se dedica a investigación y desarrollo, los laboratorios. Como decía Nadia la mayoría de las empresas que se dedican a hacer investigación de moléculas o de drogas nuevas son grandes transnacionales y se quedan con el “know how” (saber hacer) en las potencias centrales. Universidades y distintos organismos de investigación también acompañan.

Vamos a la parte de producción que en la Argentina tiene una relevancia mucho mayor. Tenemos 230 empresas aproximadamente que se dedican a la producción de medicamentos, de principios activos es muy poco, lo que se hace generalmente es que se comprime y se producen medicamentos. La mayoría de las drogas, que es sinónimo de principios activos, son de elaboración extranjera, hay distintos países como China, Italia, Alemania, Suiza, etc, casualmente todos son potencias. Después el cómo llega el medicamento desde la producción hasta nuestras casas o a los consumidores en general están las distribuidoras y las droguerías. Distribuidoras existen 4 y droguerías 445, legalmente son todas droguerías, todas son proveedores de medicamentos, pero nosotros hacemos una diferenciación fundamental porque estas 4 distribuidoras que son Disprofarma, Farmanet, Rofina y Globalfarm son de los mismos dueños de las empresas, por ejemplo, Rofina y Roemmers.  Aquí se puede ver el financierismo dentro de la cadena de producción de medicamentos que además es una industria extremadamente rentable. Esto es lo que queríamos resaltar, vemos que estas 4 distribuidoras, que en realidad son droguerías, abastecen a otras 4 droguerías. Las mayores droguerías también son de los mismos dueños. Por otro lado, están las mandatarias que son las que regulan el sistema de medicamentos dentro de las obras sociales. Es importante decir que la obra social más grande del país es PAMI, y el PAMI es del Estado y por ende lo pagamos todos y todas. Siguiendo con la línea tenemos en el sistema de salud las farmacias que son el punto de venta.

Demanda: Cuando nos referimos a la generación de demanda, quienes son los consumidores. La demanda tiene una particularidad, en economía se habla que el precio está donde se junta la oferta y la demanda como habremos escuchado alguna vez, pero en el caso del medicamento si se necesita un medicamento o lo tomas y te morís o directamente te morís. A que me refiero con esto, el paciente no puede elegir si tomar o no un medicamento, entonces la demanda no es una decisión de la persona que lo necesita y entonces la demanda compra los hospitales, las clínicas, los sanatorios, etc. Líderes de opinión, que son aquellos médicos que tienen cierto prestigio y tal prestigio hace que las empresas estén más interesadas ya que, si ese médico avala una molécula o una droga va a incidir sobre los otros médicos y por supuesto los medios masivos de comunicación. Muchas moléculas se vendieron a pesar de no estar reguladas como venta libre.

Choca la parte comercial que trata de que el medicamento se comporte como una licuadora o par de zapatos. Nosotros nos oponemos, hay un riesgo severo, por ejemplo: la dosis letal de ibuprofeno, es decir, cuanto podés tomar antes de morirte, es de 11 g, si vos compras el comprimido de 1 g si tomas 11 comprimidos literalmente te morís. Lo complejo de esta situación es que la lógica sería que esto tiene que estar manejado por un profesional. No tiene coherencia que dejes en manos del paciente y pueda conseguir medicamentos que pueden ser dañinos pero lo más grave es que nadie te lo dice y por el contrario la televisión y los medios en general te lo promocionan. Aquí aparece la importancia de que las empresas no hagan lo que quieran y de la intervención de alguien que tenga responsabilidad y esté matriculado para manejar este tipo de productos. 

Rol del Estado: Estas semanas estuvimos discutiendo sobre el rol del Estado en la industria farmacéutica, yo creo que es más que claro. El Estado debería cumplir un rol fundamental como agente regulador del mercado de medicamentos que, si bien lo hace un poco consideramos que es muy laxo por todo lo que se dijo anteriormente, debería ser más enérgico no sólo en las cuestiones de precios sino de rever seriamente el consumo de medicamentos como si fueran caramelos. 

Ganancias extraordinarias de las empresas farmacéuticas, patentes y genéricos: Sobre las patentes la conocida ley de patentes de invención de propiedad intelectual. En el año ’95 Menem después de la reforma constitucional firma un tratado internacional para respetar las patentes de invención de las empresas farmacéuticas. A partir de ese momento es que entre la industria nacional y la industria internacional empieza a haber una variante, y después unos años mas tarde Ginés González García saca una ley de genéricos. Pero nunca nadie explicó que es un genérico, en realidad un genérico es varios productos que a nivel internacional se habla de que tienen exactamente lo mismo: se calcula la bioequivalencia y se garantiza a partir de 2 estudios que este producto es exactamente igual que este otro producto, solo variaría la marca. En nuestro país las principales marcas son genéricos, la diferencia es que nuestra legislación permite muchas cosas y no piden examen de bioequivalencia, entonces otra de las cosas que nosotros ponemos en manifiesto es que no puede haber un medicamento para ricos y otro para pobres, no se puede vulnerar el derecho y en la ley de genéricos también es complejo que al paciente se lo pone en el lugar de decidir que producto va a tomar, cuando todos los medicamentos tendrían que ser exactamente iguales con la misma calidad y el Estado en eso hace aguas. Al igual que en todas las industrias del planeta la concentración del capital está cada día más acentuada, hubo grandes fusiones a nivel internacional y en las nacionales tampoco es la excepción. Los muchachos fueron comprándose distintas y fusionándose con otras empresas, es decir, o compran una línea o directamente todo el laboratorio. Por ejemplo, una de las empresas que es del grupo Ruemmers que se llama Investi Farma es la fusión de 7 laboratorios y tiene 280 productos, obviamente esto hace que cada día sea más rentable para ellos. 

Estrategias directas e indirectas de venta libre: Acá hay algo que es gravísimo, los medicamentos de alto costo o biológicos. A partir del descubrimiento del genoma humano, sobre todo en lo que refiere a enfermedades como el cáncer, se empezaron a hacer avances que son maravillosos, haciendo que hoy la expectativa de vida de una persona con cáncer es muy distinta que la que tenía en los años ’80. Esto se debe a este tipo de medicamentos, los biológicos. Es modificar el ADN, a través de cierta tecnología, de la persona para que pueda pelear contra esa enfermedad. ¿Cuál es el problema? Que es impagable. Acá tenemos que, basándose de nuevo en la ley de patentes, que hay medicamentos que valen alrededor de los 200 mil dólares por mes. Entonces realmente celebramos este importante avance, pero también tenemos que denunciar el elevado precio que una persona promedio no puede pagar. Muchas veces los laboratorios terminan trabajando con estudios jurídicos y presionando a todo el sistema de salud público y privado, ya que todo tratamiento excepcional lo cubre el Estado, entonces también es una sobrecarga para el Estado que somos todos, este tipo de cosas.

Tenemos conflictos que hemos manejado desde AAPM, esto ya es más de lo nuestro. AAPM está nucleado con CSA y con IndustriAll y queríamos destacar el encuentro que se hizo en diciembre donde se nucleó a toda la industria y se participó desde AAPM junto a compañeros y compañeras de todo el mundo donde se pudo interactuar y mostrar la visión de AAPM ante la patronal. Después estuvo el conflicto con Bayer donde se hizo la denuncia pertinente, el conflicto con los laboratorios nacionales que se trato de distinta manera al estar ser algo más directo. Nuestra forma de luchar en los conflictos es diferente, es ir a los laboratorios, a las puertas y escrachar, etc. Se maneja distinto un conflicto internacional que uno nacional.

Alejandra Ángriman

Me gustaría apuntar algunas cuestiones que tienen que ver con el tema de la producción estatal de medicamentos, que pasa en la Argentina con la producción pública de medicamentos porque la producción en nuestro país es privada, tanto nacionales como multinacionales. A nosotros nos parecía muy importante porque generalmente hay muchas fantasías conque el mercado está dirigido por las multinacionales que no es cierto. En nuestro país la cámara más importante es la cámara de laboratorios nacionales, es la más poderosa y además la que más fabrica. A su vez nos parece importante destacar cual es el rol del Estado en la Argentina frente a los laboratorios. En realidad, hay un único organismo que es el ANMAT, (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) fue financiado por muchos años por la industria farmacéutica, incluso toda la publicidad hoy del ANMAT está financiada por la industria farmacéutica y durante muchísimo tiempo sus directivos también eran parte de la industria farmacéutica. El rol del Estado en la Argentina, nosotros hemos tratado de intervenir bastante en la historia, es solamente comprar medicamentos a las empresas nacional o transnacionales y de esa manera fijar el precio, por lo cual hay una enorme debilidad en lo que refiere a la producción estatal de medicamentos. 

Si nos fijamos, no tenemos una relación con los trabajadores de las empresas de producción estatal. En la Argentina hay muy poca información acerca de lo que están haciendo, habiendo incluso datos contradictorios en los que se dice que hay 30 laboratorios de producción estatal de medicamentos, en otros casos se dice que hay 38, prácticamente no se puede encontrar información. Hay una agencia nacional de laboratorios públicos que es el ANLAP, que tiene muy poco tiempo creándose recién en el 2014. Es el ente nacional de centralizado que funciona en el ámbito del ministerio de salud pública, está hoy presidido por un tal Gastón Morán que es un bioquímico y que además la mayoría de ellos tienen maestrías que hicieron en la universidad de Ginés González García, casi todos son funcionarios que han egresado de ISALUD. Hemos tenido en la historia bastantes conflictos con Ginés y con su rol de control del precio del medicamento en la Argentina y con esta cuestión de que no se dedican a fijar precios ni a un control de medicamentos. Nosotros entendemos que establecer relación con los compañeros que trabajan en la producción estatal de medicamentos para poder establecer el precio del medicamento y además, rediscutir el valor del Estado. Además, tenemos conflictos sobre cual es el rol de los médicos y de los profesionales de la salud en el tema del costo del medicamento que es lo que a nosotros nos preocupa, que en Argentina es escandaloso y, salvo los visitadores médicos que venimos denunciando tanto la calidad como el precio del medicamento, el resto de profesionales de la salud no nos vienen acompañando en esta pelea. En conclusión, es una industria sumamente compleja, que da para hablar mucho más aún.